Redes Sociales y Periodismo: amenaza o tándem perfecto

//Redes Sociales y Periodismo: amenaza o tándem perfecto

Redes Sociales y Periodismo: amenaza o tándem perfecto

Redes sociales y periodismo son dos conceptos obligados a entenderse. Los periodistas son más necesarios que nunca pero las reglas del juego han cambiado. Con las redes sociales, ha adquirido un mayor protagonismo el ‘periodismo ciudadano’ o también llamado ‘periodismo participativo’. No son pocos los que ven en este movimiento una amenaza para la profesión periodística aunque, más que una amenaza, es una oportunidad, porque ni las redes sociales, ni el periodismo ciudadano, ni los blogueros son los enemigos. El mayor enemigo de un periodista es él mismo.

Hoy en día, cualquiera puede divulgar en Internet sus propias historias y, además, posicionarse como un perfil influyente entre sus lectores. Sin embargo, esta realidad dista mucho de convertir dicha acción en periodismo por el simple hecho de compartir una historia.

Redes sociales y periodismo no son conceptos antagónicos. Las redes sociales no son la bestia negra del periodismo. Más bien, todo lo contrario, siempre y cuando no cometas algunos de los errores más comunes.

Las plataformas sociales son excelentes herramientas para:

  • Escuchar las necesidades de los clientes. No podemos ejercer la labor periodística, ni ninguna otra, si no escuchamos a la audiencia y descubrimos lo que demanda para poder ofrecérselo. Ahora podemos conocer de primera mano qué es lo que quieren nuestros lectores.
  • Divulgar nuestro trabajo.
  • Descubrir propuestas de valor.
  • Acceder a los protagonistas de las noticias y aportar sus testimonios. Las fuentes son más accesibles que nunca.

En este contexto, el llamado ‘periodismo ciudadano’ aporta diferentes enfoques sobre una historia, favorece la relación con nuestros seguidores y aumenta el engagement, pero en absoluto pone en peligro nuestra labor profesional. Eso sí, partiendo de esta consideración previa, admito mi total rechazo a la denominación de tal movimiento. De la misma manera que no me atrevería a hablar de ‘pediatría ciudadana’ por compartir mis experiencias o aprendizajes durante la crianza de mis hijos.

Por lo tanto, ni redes sociales, ni ‘periodismo ciudadano’, ni blogueros. El mayor enemigo de un periodista es él mismo. La pérdida de la credibilidad de nuestros trabajos es lo que debe preocuparnos y nuestra profesión está plagada de equivocaciones y gazapos que son los que realmente dañan al periodismo. A modo de ejemplo, recomiendo la lectura del artículo publicado por MalaPrensa titulado Mal periodismo por una buena causa. El citado texto termina del siguiente modo: ‘Pero el periodista no puede ser un mero reproductor de declaraciones inverosímiles. Su trabajo es, siempre, también en estos casos tristes, contar la verdad. Creo que en su afán por conmovernos, el periodista claramente deja de lado esa misión y se lanza a otra cosa, que no sé lo que será, pero no es buen periodismo’.

Hay que estar allí donde están nuestros clientes, lo que no implica que dejemos de hacer nuestro trabajo de siempre.

Redes Sociales y Periodismo: El Papel del Periodista en el entorno digital

El periodista no solo aspira a construir una historia en torno a un hecho noticioso. El periodista en redes sociales sigue siendo el actor principal no solo en la elaboración de la noticia, verificando las informaciones y contrastando las fuentes, sino en el seguimiento de la misma. Con el papel, la noticia se publicaba y no se actualizaba con nuevos datos hasta la edición siguiente. Ahora, el panorama es bien distinto. La actualización es constante, lo que conlleva algunos peligros.

Querer ser los primeros en dar una información exige más que nunca rigor. Buscar la primicia está bien pero sin obsesionarse, sin descuidar nuestro compromiso como vehículos transmisores de noticias veraces.

Redes sociales y periodismo: ¿hacia dónde vamos? Hay quien opina que somos más necesarios que nunca, y estoy de acuerdo. Las redes sociales jamás podrán sustituir el trabajo de periodistas y comunicadores. Son simplemente un canal más que posibilita incrementar exponencialmente la repercusión de las informaciones.

Termino con la siguiente afirmación:

‘Jamás contrataría a un periodista que no tuviera Twitter, y si no tuviera Linkedin me lo pensaría mucho’. Marc Frons

¿Estás de acuerdo con dicho pensamiento?

 

2016-12-17T23:22:49+02:00 diciembre 17th, 2016|COMUNICACIÓN|0 Comments

Leave A Comment